Cómo hacer podcasting desde casa

¿Nunca os habéis levantado con el gusanillo de contarle algo a alguien o con ganas de comunicar, expresarse, y transmitir ideas?

Si es tu caso, como fue el mío, aquí os voy a explicar como hacer vuestra propia producción radiofónica para que podáis expresaros libremente sin ningún tipo de complicación o limitación. Con elementos y dispositivos que actualmente toda sociedad avanzada posee podremos HACER RADIO.

El proceso es muy sencillo (lo que no lo es tanto es crear contenido pero estoy segura de que, con ganas, podréis hacer increíbles trabajos).

  1. En primer lugar, deberíamos conseguir un micro y una grabadora. Actualmente, con cualquier smartphone podemos conseguir una calidad de audio que, a nivel amateur, puede llegar a dar unos resultados muy conseguidos (obviamente no iguales a un micrófono profesional pero sí muy buenos).
  2. Conseguir un espacio adecuado que no tenga demasiadas interferencias externas que nos impidan hacer un audio limpio.
  3. Tener claros los objetivos respecto a qué queremos comunicar, producir o registrar.
  4. Organizarnos. Es necesario hacer un guion (cada uno que lo haga según le resulte más cómodo y práctico) para que el espacio radiofónico que creemos no se convierta, sin darnos cuenta, en un aburrido programa. Si no tenemos pensado qué queremos grabar no creo que podáis hacer un guion decente. Así que tened en cuenta este inciso.

Sí hasta aquí lo tenéis todo correcto FELICIDADES, ya contáis con los elementos necesarios para poder hacer vuestro propio programita de radio. Si queréis hacer ya un programa más pulido y con un formato más parecido a uno profesional, echadle un vistazo a “Cómo grabar y editar sonidos con Audacity”.

Las estaciones de radio comunitarias de Argentina ofrecen una mirada alternativa a las noticias

En una época en la que las personas se comunican instantáneamente por texto o ven las últimas noticias ordenador, algunas en Argentina han adoptado un medio de comunicación decididamente menos tecnológico: la radio. Desde la crisis económica de ese país a comienzos de los años 2000, decenas de radios comunitarias han surgido en pueblos remotos y barrios sobrepoblados, proporcionando a los oyentes una fuente alternativa de noticias e información que la ofrecida por las emisoras comerciales tradicionales del país.

Durante los últimos años, Anita Pouchard Serra ha estado documentando varios colectivos argentinos que ayudan a grupos comunitarios a establecer estaciones de radio de baja y media potencia. Los proyectos ofrecen no sólo información, sino una forma de unir a los residentes en un proyecto común a medida que aprenden cómo configurar, ejecutar y programar una estación. Además, con las grandes ofertas que se pueden encontrar en Mascupon.com.ar, conseguir dispositivos que mejoren las interconexiones entre los participantes de un mismo proyecto facilita mucho las cosas.

“Estas estaciones pueden tener un gran impacto en la vida cotidiana de las personas porque pueden elegir lo que escuchan”, dijo Pouchard Serra, quien divide su tiempo entre Buenos Aires y París. “En las zonas rurales donde no hay servicio de Internet o de telefonía móvil, ofrece una manera de comunicarse entre los pueblos y las organizaciones para aprender sobre lo que está sucediendo”. Para viajar a una zona rural como esta y ver estos colectivos radiofónicos, desde Mascupon.com.mx encontraréis los mejores precios para viajar a magníficos pueblos que te harán desconectar del estrés de al ciudad.

Su serie de fotos fue el resultado de su curiosidad por los persistentes efectos de la depresión argentina sobre los procesos políticos y sociales del país, lo que la llevó a cubrir las protestas callejeras. Durante uno de ellos, se reunió con miembros de la DTL! colectivo, uno de los grupos que ayudan a las organizaciones a establecer las estaciones de radio alternativas. Después de visitar su taller, propuso seguirlos mientras instalaban un transmisor y un estudio.

“Eran los invisibles en la lucha”, dijo. “Su trabajo estaba oculto, así que me propuse ir con ellos para documentar el proceso”.

El colectivo proporciona el transmisor, la antena y otro hardware – que puede costar alrededor de $ 1,300, una suma que ayudan a aumentar a través de loterías, fiestas y otros métodos – y alistar a la comunidad para poner en marcha la estación. En las ciudades, su señal podría limitarse a unas cuantas cuadras, mientras que en el campo podría alcanzar lugares hasta 25 millas de distancia.

La programación varió dependiendo de la ubicación y la estación, que operan en su mayor parte fuera de la ley. En las ciudades, dijo, la programación se centró en la política, los problemas sociales y la cultura. En algunos casos, las organizaciones que patrocinaban la estación utilizarían una manera de promover su trabajo en el contexto de las circunstancias políticas y económicas del país. En algunos lugares, los programas se transmitían incluso en lenguas indígenas.

Su impacto puede ser especialmente agudo en áreas remotas donde las autoridades tratan de controlar la información, dijo. Durante un conflicto sobre un proyecto minero en la región norte del país, el alcalde de una ciudad promovió agresivamente el polémico proyecto a pesar de la oposición local a la destrucción del paisaje y su consiguiente contaminación. Una estación de radio alternativa, dijo, pudo ofrecer una contraprogramación que presentó las opiniones de la oposición.

A lo largo de los años, las estaciones se han reunido bajo una red paraguas nacional que les permite compartir programas. Otro grupo de aproximadamente 10 estaciones se reúne semanalmente para discutir qué temas abordarán durante la semana.

Aunque el colectivo ayuda a establecer la estación, depende de grupos locales para ejecutarlo. Eso puede ser un desafío porque la gente se cansa o pierde interés. Sin embargo, dijo, más estaciones están surgiendo.

“A veces lo que se está transmitiendo no es tan importante como el efecto que tiene sobre los residentes”, dijo Pouchard Serra. Esto se debe a que la proximidad geográfica es uno de los factores que hace que, para cierto sector poblacional, una información pueda resultar relevante o no. En este sentido, puede que hablar sobre las ofertas existentes en Mascupon.es sea interesante para cualquier radioyente joven y con afición a la compra online, mientras que para un anciano no lo sea ya que tal vez no sepa ni cómo encender un ordenador. Por ello, recordando a Serra no podemos olvidar que…

 “La radio es un proyecto visible que une a las personas para participar como productor o técnico. En esos barrios, la radio funciona como un centro donde las personas se reúnen y se unen. Crean vínculos para generar solidaridad, donde la gente se conoce “.

Nadando a contracorriente

Son muchas las personas que creen que la Radio es un medio prácticamente obsoleto, pero, a disgusto de algunos y en beneficio para otros, la radio es un medio que aún no tiene fecha de caducidad. Es cierto que la “clásica” radio, la de toda la vida, está padeciendo las …